miércoles, 27 de julio de 2016

Desnuda de cuerpo... desnuda de alma


“…había recreado en su mente lo que sucedería esa noche. Tal vez alguna música de fondo…

Tal vez un poco de vino…

Tal vez algunas palabras que expresaran lo que ambos sentían.

Tal vez algunos besos controlados esperando el momento de explotar…

Miradas ansiosas marcadas por el tic tac del reloj…

La luz en penumbra y el deseo flotando en el aire…

Pero nada sucedió como ella pensaba.

La pasión tomó las riendas de esa noche que recién comenzaba, y entre besos desesperados entraron a la habitación. Ella vestida de pasión, él con su saco gris que en un descuido cayó en el algún lugar.

No hubo música de fondo…

No hubo palabras…

Tampoco miradas y algún brindis por un encuentro deseado y esperado por tanto tiempo.

Solo besos y más besos…

Solo caricias y más caricias…

Más besos y caricias que iban marcando la pauta que guiaba la pasión.

No importaban las formas…

No importaba el protocolo…

Solo el deseo que brillaba en medio de la penumbra de la habitación.

Él le quitó el vestido y ella lo miró expectante, perdida en la profundidad de sus ojos verdes.
Se había desnudado para él, pero también había desnudado su alma desarmada por el amor que un día empezó a sentir sin lógica y sin fundamento, solo sintiendo lo que mandaba su corazón.

(Extracto de una historia que tal vez nunca se escriba)

Pilar

“Soñar es solo el principio”

 

domingo, 24 de julio de 2016

Vestida de pasión...


“… Ella se puso el vestido que él eligió. Se miró al espejo y no pudo evitar temblar de deseo. Jamás sintió el fuego de la pasión calentando su cuerpo y preparándola para la noche más especial de todas.

 Por fin estaría con él…

Por fin sabría lo que era estar entre sus brazos…

Entregada a sus besos y a sus caricias soñadas que tantas veces la despertaron de madrugada con la piel perlada en sudor, y el deseo palpitando en sus entrañas.

Se miró al espejo y caminó temblorosa al encuentro de ese hombre que robó su corazón con el poder de sus ojos verdes que taladraron su alma, para quedarse como un inquilino que alimentaba su ilusión.

Lo vio a lo lejos y sonrió. Él vestía un saco gris que  llevaba con soltura y elegancia. Caminó a su encuentro y le dio un beso suave en sus labios fríos y anhelantes.

Había pasión en sus miradas…

Había electricidad en el ambiente…

Cómo aparentar que la vida seguía su curso cuando el mundo se había detenido en ese momento.

Ella perdida en sus ojos verdes…

Y él perdido en su mirada…

No había más urgencia que la de entregarse al deseo y a los besos que ya habían esperado mucho tiempo.

Sin decir palabra caminaron hacia el ascensor sabiendo los dos que iban directo al paraíso; a ese mundo donde solo estarías los dos.

Él esperando amarla con su cuerpo, sus manos y sus labios traviesos.

Ella vestida de pasión y esperando ser amada por el hombre de sus sueños, el que entró sin permiso en su vida y se quedó para ser la lumbrera de su deseo…”

(Extracto de una historia que aún no se ha escrito)

Pilar

“Soñar es solo el principio”

martes, 19 de julio de 2016

El encuentro...


De repente sentí su presencia…

Giré despacio creyendo que se trataba de un sueño. Pero era verdad.

Estaba a unos pasos mirándome con esa profundidad que toca mi alma mientras me derretía por sus ojos verdes…

Por sus labios inalcanzables que siempre quise besar…

Por su rostro de facciones suaves que ha encontrado un lugar dentro de mis pensamientos.

Quise pronunciar su nombre, pero no pude… la emoción de verlo  me tenía muda…

Expectante…

Fascinada…

Temerosa…

Pero feliz de estar por fin a su lado. Lo había soñado tanto que por un instante pensé que no era real, que era una broma de mi mente regalándome algo que deseaba con el alma.

Él se acercó y me sonrió, y yo tomé su rostro entre mis manos para acariciarlo con la yema de mis dedos.

Mi amor, le dije temblorosa, porque tú eres mi amor...

Y yo soy tuyo, respondió.

Mi corazón estaba de fiesta; el hombre que amaba tomaba mis manos mientras yo me acurrucaba en su pecho.

Me temblaban las piernas, había soñado tanto con ese encuentro que pude morir en ese instante y lo habría hecho feliz.

Él se robó mi corazón…

Él se robó mis pensamientos…

Él me ha hecho prisionera de su mirada…

De sus silencios…

De las pocas palabras que me ha dicho a lo largo del tiempo.

Pero hoy está junto a mí y viviré cada minuto a su lado…

(Extracto de una historia que aún no se ha escrito)

Pilar

“Soñar es solo el principio)

martes, 12 de julio de 2016

Cuando mi alma se rebela...


A veces mi alma y mi corazón no se llevan bien.

Mi alma es rebelde. Cuestiona, pregunta; exige cuentas de lo que doy y lo que recibo, quiere respuestas y no se contenta con poco. Piensa que puedo tocar las estrellas y que no merezco menos que eso.

Mi corazón entiende, es generoso, olvida, da oportunidades y no se cansa de esperar. Se complace solo por el hecho de sentir. Entrega y no le importa recibir. Sueña y no se cansa de soñar, y a todo le encuentra un por qué, una justificación y un motivo para perdonar.

Mi alma sopla fuerte y avienta al aire el castillo de naipes que armo con ilusiones, las que flotan dentro de una burbuja de jabón y que al reventar no queda nada.

Mi corazón no desperdicia oportunidad para ser feliz, y disfruta recordando, viendo fotografías y preparándose para un momento que piensa llegará.
Mi alma solo cree en lo que ve y no se cansa de repetirme que no tengo nada en las manos, y que mis sueños son espejismos que adornan una noche  solitaria. Está curtida de esperar, está harta de mentiras.

Mi corazón se enoja y le pide que tenga fe.

Mi alma le responde: ¡Ilusa!, cuando abrirás los ojos.

Y mi corazón se calla.

El silencio siempre lleva una respuesta…

A veces acerca a la persona que amamos…

A veces te aleja… pero siempre tiene una consecuencia.

Yo también callo porque me encuentro en medio de un fuego cruzado donde no puedo evitar abrir los ojos, pero tampoco puedo dejar de sentir.

Por eso…

Cuando mi alma se rebela y me pide cuentas yo bajo la mirada. No puedo enfrentarla porque sé que tiene razón, pero tampoco puedo olvidar que sin las ilusiones que guardo en el corazón mi vida no tendría color.

Así que es mejor esperar a que pase la tormenta limpiando mis lágrimas, y comiendo mis palabras.

Pilar

“Soñar es solo el principio”

miércoles, 6 de julio de 2016

Soledad de ti...

Es difícil detener los pensamientos cuando llevan tu nombre, cuando tus ojos parecen mirarme en medio de la penumbra. Cuando la melodía de esta canción me envuelve en la melancolía; esta música que entrelaza sentimientos, esperanzas; y un amor que llena cada espacio y que está en mi respiración.

De qué sirve luchar, decir ¡basta! o hacerle frente a la razón cuando el corazón es terco y no entiende de argumentos, no conoce de fronteras ni distancia. Cuando el corazón es caprichoso y se apodera de tu voluntad.

¿Alguien puede luchar contra el amor?, tal vez por un momento logres ponerte una armadura para no sentir, para engañarte creyendo que gobiernas tu vida.
 ¡Pura ilusión!
¡Puro espejismo!

Es como ver agua en pleno desierto y luego darte cuenta que tu mente te ha jugado una mala pasada.
 Puedes hacer de todo para escapar, pero una vez que el amor ha tocado tu alma siempre lo llevarás dentro de ti.

Te atará a su nombre…
Te volverá su prisionera…
Pero también te pondrá alas y te dará la dicha de darte cuenta que estás viva…
Que puedes sentir…
Que puedes soñar…
Porque el que ama sueña…
Y esta noche soy como una hoja que el viento lleva hasta ti, como la brisa suave que se cuela por tu ventana y acaricia tu piel. Soy el sueño que esta noche soñarás, la musa de tu almohada; y la alegría que tendrás al despertar.
Pilar

“Soñar es solo el principio”

jueves, 30 de junio de 2016

Cuando tu sombra y la mía se junten...


Cuando tu sombra y la mía se junten habrá tormenta…

Habrá fuego…

Habrá una fiesta en nuestros cuerpos cuando tu piel y la mía se acoplen al sensual movimiento del deseo.

Habrá una dulce agonía mientras nos palpamos, mientras tus dedos se deslizan por mi vientre y mis manos moldeen tu silueta.

Conoceré palmo a palmo cada espacio donde se esconden tus secretos, y sabrás los míos con cada gemido que me sorprenda en la garganta.

Habrá una sinfonía de besos que irán marcando los momentos, y será un preámbulo para la pasión que fue germinando después de tanto tiempo esperando.

Cuando tu sombra y la mía se junten  ya no habrá silencio ni fantasmas repitiéndome que solo eres una ilusión, un nombre que no quiere saber de mi nombre, de mi vida y de mi historia. Guardaré la tristeza en un cajón y viviré intensamente a tu lado, sin miedo y entregándome al placer de estar contigo, respirando tu mismo aire y sintiendo la misma emoción que hará de ese viaje algo inolvidable.

Cuando tu sombra y la mía se junten por fin tendremos paz. Abrazaré tu cuerpo y dormiré entre tus brazos, dejándome llevar por la quietud de la noche que supo acoger nuestras caricias, y ese instante de locura cuando tu alma y la mía se fundieron en la penumbra de una habitación.

Pilar

“Soñar es solo el principio”

sábado, 25 de junio de 2016

Pasión por tí...


Te veo a lo lejos y mi corazón late desenfrenado. He soñado tanto con este encuentro que aún creo que estoy soñando. Pronuncio tu nombre y volteas lentamente. Sonríes y caminas hacia mí.  Corro y por fin nos abrazamos en medio de la gente, pero nada importa.

Solo tú…

Solo yo…

Solo este momento que recreé en mi mente cientos de veces mientras le pedía a las estrellas que se hiciera realidad.

Hoy estoy entre tus brazos sintiendo tu calor, sintiendo tus manos sobre mi espalda,  y creo que no hay momento más perfecto que este instante cuando tus ojos verdes por fin me miran después de algunos veranos…

Después algunos inviernos…

De mucha soledad rodeando mis noches, rodeando mis días. Rodeando tu nombre y el mío.

Nos miramos y me pregunto si me besarás mientras mi boca se ensaliva por tus besos. Y me lees el pensamiento y descubro en tu mirada las mismas ansias, el mismo deseo; la misma pasión que desde hace mucho ha dormido bajo nuestra piel, calentando nuestra cama y poniendo fuego a nuestras noches.

Cierro los ojos y siento tus labios cubriendo los míos. Tu lengua sigilosa haciendo camino en medio de mi boca que se abre a la tuya y que goza con tus besos.

Sabemos que no es el momento para más, pero cómo decirle a nuestros cuerpos que sigan esperando después de algunos veranos…

Después algunos inviernos…

De mucha soledad rodeando mis noches, rodeando mis días. Rodeando tu nombre y el mío.

Tomas mi mano y camino a tu lado queriendo fundirme en tu mirada, en el misterio que encierran tus ojos verdes, los que empecé a amar a la distancia, aún sin saber su color. Tienen tanto poder que han tocado mi corazón y me han vuelto su prisionera.

Tus ojos saben que soy tuya, que te pertenezco, que quisiera gritar al mundo  que desde que te vi sé lo que es caminar por las estrellas, y a veces perderme en la bruma de una noche sin luna. Pero siempre en tu compañía, respirando tu nombre e imaginando muchas locuras que solo tú me provocas.

Me miras y sé que ha llegado el momento de entregarme a la pasión que has sembrado en mi piel,  pero entonces abro los ojos y no estás aquí.

Mi cama está vacía…

No hay besos en mi boca…

Tu cuerpo no calienta el mío…

Solo tus ojos verdes me acompañan  y me dicen que espere, que un día estarás conmigo y me darás todos los besos después de algunos veranos…

Después algunos inviernos…

De mucha soledad rodeando mis noches, rodeando mis días. Rodeando tu nombre y el mío.

Pilar

“Soñar es solo el principio”