martes, 8 de enero de 2019

El poder del amor


Qué tiene el amor que cuando te toca te transforma,
te vuelve vulnerable...
sensible...
... despierta emociones que se reflejan en tu mirada y que se notan en tu sonrisa.
Ningún poema pasa desapercibido,
y cualquier canción de amor es tu canción porque ves en ella tu historia.
El amanecer no solo es un nuevo comienzo,
es una oportunidad de disfrutar más tiempo junto a la persona que amas, y con la que te das el lujo de ser como eres: sin caretas, al natural y sin maquillaje.
Las noches se convierten en cómplice de la magia que se desprende con los besos.
A veces dulces...
A veces tiernos...
... A veces cargados de pasión que dan vida a caricias que nacen del amor y que por eso tienen más valor.
Qué tiene el amor que hasta los aromas se perciben diferentes. Descubres que el viento trae en su recorrido el olor a tierra mojada.
Buscas oler una rosa,
cierras los ojos y te pierdes en medio del aroma de un café,
y su perfume se convierte en la ruta que tú sigues con tus besos,
dejando sobre su cuerpo el deseo que va naciendo dentro de ti.
Qué tiene el amor que cuando lo sientes te hace sentir especial,
quizá porque hay alguien que piensa en ti,
que te cuida,
que te espera,
que te llama y que te dice al despertar buenos días, mi amor.
No hay poder más fuerte que este sentimiento que siempre saca lo mejor de ti,
y que también trae una buena dosis de locura que te hace actuar por impulso,
pero que deja en tus recuerdos palabras, frases y escenas que nunca podrás olvidar.
Pilar
“Soñar es solo el principio”

viernes, 19 de octubre de 2018

Con los ojos cerrados


Basta que cierre los ojos para que estés conmigo,
para imaginarte en medio de esta penumbra que acoge mis fantasías.
Hoy estás aquí, buscando mis brazos,
deseando perderte entre mis caricias;
ansioso por disfrutar de esos momentos en donde los besos son los versos de nuestra historia.
El mundo y nosotros...
Nosotros y el arco iris que vamos dibujando con nuestras sonrisas,
con nuestros anhelos que encierran ilusiones que dejamos  sobre nuestros cuerpos.
Basta que cierre los ojos para sentir tus dedos recorriendo mi piel,
para oler tu perfume a madera y sándalo que se impregna sobre mis poros.
Hoy estás aquí, y voy a tu encuentro,
y voy dispuesta a perderme en la locura que inventas para mí,
en medio de ese paraíso en donde el tiempo deja de existir,
en donde somos fuego y suspiros que alivian nuestra pasión.
La noche y nosotros...
Nosotros y la aventura que nos lleva a amarnos siguiendo nuestros instintos,
empapados en este amor que hace de los dos los seres más felices,
los seres más plenos en medio de este cielo que nos cobija y nos observa.
Basta que cierre los ojos para intuirte en mi silencio,
para saber que estás conmigo diciéndome de muchas formas que me amas.
Hoy estás aquí, y no hay distancia que lo impida.
Nosotros y el mundo.
Nosotros y la noche.
Nosotros y esta historia que apenas empieza a volar,
 y que va dejando en el camino las huellas de nuestros pasos
que se acompañan y se esperan,
 en medio de emociones que vamos dejando en un beso,
que vamos imprimiendo en una caricia.
Pilar
“Soñar es solo el principio”
El mundo y nosotros.

viernes, 12 de octubre de 2018

Aquí...


Aquí, en medio de mi mundo, espero cada atardecer,
inventándome sueños...
abrazándome a ilusiones...
... perdiéndome en cielos sin fronteras en donde soy libre para vivir a mi manera.
Aquí, en este espacio que conozco con los ojos cerrados,
me doy el lujo de volar...
me doy licencia para sentir...
... me quito la coraza con la que a veces miro a los demás para que nadie sepa lo que siento.
Y aquí, frente a mi ventana, juego entre la escritora y la mujer,
entre verdades e historias en donde entrelazo mi vida.
Soy apenas una semilla que intenta brotar en medio de caudales que a veces me arrastran,
que a veces me ahogan,
y que a veces son la fuerza que me impulsan a buscar el sol.
Aquí, siempre sola,
siempre esperando...
ya no encuentro al hombre de los ojos verdes ni entre las sombras,
ni en las profundidades de mis sueños.
Pero tengo este atardecer que nunca es el mismo,
y que siempre acoge mi melancolía.  
Aquí, está la escritora en medio de conflictos inventados.
Y aquí está la mujer tomando de a poco un sorbo de café,
refugiándose en su música,
refugiándose en la soledad que tanto sabe sobre mí.
Pilar
“Soñar es solo el principio”

sábado, 15 de septiembre de 2018

Te invito a mi vida


Te invito a mi vida, ven...
y conoce lo que hay detrás de mi sonrisa,
quiero que ames a la mujer que siempre se escuda en la escritora,
quiero que comprendas mis silencios y por qué me hice amiga de la soledad.
Quiero que sientas mi alma en donde habitan mis temores,
y en donde las telarañas de mi pasado a veces golpean causándome mucho daño.
Siéntate a mi lado que quiero disfrutar de tu compañía,
de la calidez de tu voz que es como un ancla que detiene mis locuras.
Siéntate y toma mi mano en medio de la penumbra,
en medio de las horas que parecen rutinarias.
Mírame mientras te cuento mis secretos,
mientras comparto contigo el porqué de mis desconfianzas,
por qué  me he convertido en un conjunto de respuestas que hablan de sufrimientos y decepciones que asumí con el corazón partido.
He dejado la puerta entreabierta para que te acerques a mí,
conoce mi lado bohemio donde los colores y la espontaneidad marcan mi esencia,
pero en donde también, hay un lado que brilla con elegancia y sutileza y que me transforma en una mujer sofisticada que huele a Chanel,
y camina erguida contorneando las caderas mientras levanto la barbilla sonriendo moderada.
Te invito a mi vida y quédate en mis noches.
Abraza mi melancolía...
Abraza mis sueños...
Abraza mi alma...
Abraza mi corazón que te quiere junto a mí,
mirando más allá de mis ojos,
y amándome más allá de un amanecer.
Pilar
“Soñar es solo el principio”

jueves, 6 de septiembre de 2018

Sin ti


Sin ti puedo ser feliz,
puedo reír y seguir soñando,
puedo hacer planes y entretenerme dentro de mi mundo
y viajar...
y disfrutar de mi compañía...
y perderme como siempre en las notas dulces de un piano que acarician mi alma.
Sin ti puedo cantar,
puedo seguir admirando la acuarela perfecta que se forma en el cielo cada atardecer,
puedo divertirme haciendo lo que me gusta,
pero contigo todo es mejor.
El vino sabe distinto quizá porque me besas mientras saboreamos cada sorbo.
La música es una compañía de nuestras charlas y de esas miradas que expresan lo que sentimos.
Contigo una tarde es más especial porque tu mano se entrelaza con la mía y puedo sentir a través de ese contacto tu calidez, y la complicidad que hay entre los dos.
A tu lado soy más libre...
más intensa...
más mujer...
Soy más soñadora porque creo que junto a ti hay otra vida que deseo vivir,
que deseo disfrutar endulzando tus domingos y poniendo alegría a tus mañanas.
Sin ti puedo seguir viviendo, pero si estás conmigo podemos hacer una historia de nuestra historia,
podemos hacer poesía de nuestros besos,
plasmar nuestras sombras mientras nos adoramos entre caricias,
entre suspiros que expresan nuestra pasión.
Sin ti puedo apagar la luz pensando que hay un mañana,
pero contigo puedo despertar y mirarme en tus ojos,
ver el sol en tus pupilas,
ver ese mañana en tu sonrisa,
y envolverme en la ilusión que me regalan tus brazos
mientras me abrazas, y me dices sin palabras que me amas.
Sin ti hay una vida, pero la vida a tu lado es mucho mejor.
Pilar
“Soñar es solo el principio”

miércoles, 15 de agosto de 2018

Quizá


Quizá un día te encuentre y me enamore de ti,
y sienta latir desenfrenado a mi corazón mientras me cautiva tu mirada,
mientras me pregunto si no eres una alucinación,
y que es verdad que me miras como si fuera especial,
y la mujer que tú también estabas buscando.
Quizá un día sienta que por fin hay alguien para mí,
dispuesto a perderse en el tiempo,
sin horarios...
sin excusas...
con el deseo de disfrutarnos mientras le robamos un momento a la vida.
Quizá un día pueda dormir tranquila sabiéndote a mi lado,
soñando junto a mí,
entibiando mi cuerpo con tu cuerpo y guardando mis miedos dentro de ti.
Quizá un día coincidamos y tus ganas de amar sean iguales a las mías,
y no te importe mi historia...
y no te importe mis fantasmas...
y no te importe la rebeldía que a veces agita mis días, y que  me hace estallar con una palabra.
Quizá un día aparezcas en mi camino y ames mi alma atormentada,
y ames mis angustias,
y ames lo que soy en calma y tempestad,
y ames mi mundo solitario donde mis personajes siempre hablan por mí,
y son la voz de mi inconsciente que aflora entre fantasías.
Quizá un día te encuentre y tomamos un café,
y descubras que tu búsqueda ha terminado,
que mi sonrisa es tu felicidad,
y mis ojos la luz que le hacía falta a tu vida.
Pilar
“Soñar es solo el principio”

martes, 31 de julio de 2018

Me olvidé


Me olvidé que me querías cuando buscaba tu mano y mi piel no sentía tu piel,
cuando mis ojos buscaban los tuyos y no estaban fijos en mí,
cuando de a poco se fue agrandando la distancia que había entre los dos,
y fui vagando en medio de mis sentimientos que no encontraban cobijo entre tus brazos.
Me olvidé que me querías una tarde cualquiera,
cuando recordaba tus palabras frías y rutinarias,
sin emoción...
sin una pizca de ternura...
... sin esa calidez que mi alma necesitaba para resucitar de las cenizas.
Y me encogí de dolor mientras mis sentimientos se hacían polvo en medio de mis ilusiones marchitas,
las que un día alimentaste con tu sonrisa,
las que un día avivaste con tu mirada.
Me olvidé que me querías cuando en la noche no te sentía en mi habitación,
cuando en mis sábanas no se impregnaba tu perfume;
cuando pasaban los días y seguías indiferente a los ruegos de mi corazón,
que solo quería escucharte diciendo que me amabas,
que solo quería un soplo de fantasía para que la noche no fuera tan noche,
ni los días tan largos.
Me olvidé que te había encontrado cuando no sentía tu abrazo calmando mis miedos,
cuando veía mis pasos y no encontraba los tuyos.
Me olvidé que me querías de tanto esperarte,
de tanto querer escuchar tu voz,
de tanto pedirte que me ames como mi corazón lo deseaba.
Simplemente me olvidé que estabas a mi lado,
y seguí sola, como el día que me encontraste.
Pilar
“Soñar es solo el principio”