miércoles, 16 de mayo de 2018

Recordándote


Afuera cae la lluvia, y miro desde mi ventana las gotas de agua golpeando el cristal.
Es una tarde silenciosa y triste,
que me invita a recordarte,
y me lleva a esos atardeceres cuando te esperaba en mi ventana
y creía ciegamente que un día me abrazarías.
¿Por qué ya no estás en mi vida?
¿Por qué te escurriste como el agua entre mis dedos?
¿Por qué nunca tus pasos buscaron mis pasos?
¿Por qué nunca tus ojos quisieron mirarse en los míos?
¿Por qué, hombre de los ojos verdes?
¿Por qué dejaste que me vaya?
¿Por qué me has obligado a vivir entre fantasías que no me hacen feliz?
¿Por qué me dejaste con tantas ilusiones que ya se marchitaron?
Se fue la inspiración...
Se fue la magia de esas tardes cuando mi alma buscaba las palabras para llegar a ti.
Se fueron los sueños a tu lado,
tu cuerpo junto al mío esperando el amanecer.
Se acabaron las locuras que me convertían en una mujer  sensual para ti.
Me he quedado sin nada,
con una vida que ya no tiene poesía,
ni brillos de lentejuelas,
solo una comparsa de circunstancias que me siguen alejando de ti.
Gracias porque fuiste la ilusión más linda,
y porque tus ojos verdes fueron la fantasía y la verdad que siempre vivirá en mi corazón.
Gracias, porque a lo largo de estos veranos e inviernos que viví esperándote, sentí que no estaba sola,
porque fuiste la vida de mi vida,
y el hombre que tocó mi alma con el brillo de sus ojos.
Pilar
“Soñar es solo el principio”

miércoles, 25 de abril de 2018

Tus manos


Tus manos me buscan en la oscuridad,
me despiertan...
me provocan una sonrisa para luego perderme en un suspiro que me aleja del mundo,
y que me envuelve en un espiral de emociones que agita mi corazón.
No hace falta ni la luna ni las estrellas en nuestra habitación,
solo nosotros y la pasión que embellece el momento iluminando nuestros ojos,
poniendo fuego a nuestros cuerpos que no se cansan de amar,
que no se cansan de sentir,
que no se cansan de estremecerse mientras tus labios cubren los míos,
mientras el deseo va robando nuestra conciencia.
Tus manos entrelazan las mías mientras vamos juntos,
mientras me deleito con tu mirada que me emociona,
y que  ha puesto vida a mis días,
y que ha puesto alegría a mi soledad.
Soy un alma que deambula en medio de misterios y tristezas,
en medio de palabras que no siempre son las mías,
en medio de un camino que a veces me da miedo y a veces me sorprende,
pero que en medio de todo tengo tus manos para sentirme acompañada.
Tengo tu piel que ya conoce mi piel.
Tengo tu aroma ya se mezcla con mi perfume.
Tengo tu cuerpo que ya se anticipa a mis deseos.
Tengo tus ojos que ya buscan mis ojos.
Y tu corazón...  que a veces late junto al mío, y que además sabe que te quiero.
Pilar
“Soñar es solo el principio”

jueves, 12 de abril de 2018

Perdida


Perdida en medio de historias que son muy mías,
soñando en medio de un mundo que siempre me invento.
Buscando a ciegas al hombre de los ojos verdes,
buscando sus brazos...
buscando sus labios...
buscando el calor de su cuerpo...
... buscándolo en medio de tantos veranos e inviernos que ya han pasado, y que seguirán pasando por mi ventana,
mientras el tiempo pinta mi cabello,
mientras los años dejan su huella,
mientras mis labios se guardan su nombre,
mientras mi alma  busca a tientas la suya.
Perdida entre mis cuentos;
entre las mentiras que me invento para no sentir la soledad.
Perdida entre sonrisas, y a plena luz del sol.
Perdida entre mis cuitas y sinsabores que escondo en mi habitación,
y las que digo a los cuatro vientos para desahogar mi tristeza.
Perdida en un mar de preguntas,
entre palabras que llenan páginas de ilusión, desamor y finales felices.
Perdida  en esas noches cuando las notas de un piano acompañan mis pensamientos,
o cuando me doy un tiempo para esconderme de todos.
Pero siempre perdida en este mundo que no es para mí,
donde las horas importan,
donde la prisa es el aire que se respira,
y en donde el amor se piensa y no se siente con el corazón.
Pilar
“Soñar es solo el principio”

martes, 3 de abril de 2018

El amor y las mentiras...


 Cada quién siente y espera a su manera, es verdad...
y muchos se acomodan a la vida ligera,
donde no hay compromisos, solo la idea de pasarla bien.
Aunque cada quién obtiene lo que quiere de acuerdo a lo que da,
de acuerdo a lo que ofrece.
Solo que en medio de este intercambio te conviertes en el espejo de alguien más,
y te comportas como no quieres,
y dices lo que no deseas,
cuando en realidad quieres dar mucho más,
y quieres decir aquello que está atracado en tu garganta.
El amor es tan simple como las cuatro palabras con las que se escribe,
es tan sublime que nos eleva sin querer, despertando lo mejor de nosotros.
El amor nos da el valor para enfrentar todo,
para cortar distancias;
nos da alas para disfrutar con los ojos cerrados,
confiando...
entregando...
soñando...
Entonces, ¿cómo aquel que habla de amor prefiere andar a hurtadillas?
Cuando el amos nos hace libres y nos hace fuertes,
y siempre nos muestra el camino a seguir.
Aunque siempre es el de la verdad, de donde se nutre este sentimiento.
O amas o no lo haces...
Lo demás es mentira,
es un papel de celofán en donde envuelves tus temores,
tus flaquezas...
... las inseguridades que nacen cuando  lo que sientes no nace del corazón.
El amor da la cara al sol, y busca expresarse a voz en cuello para que todo el mundo lo sepa,
porque el amor busca retratarse en una sonrisa,
en una mirada,
en un beso que es capaz de calentar tu cuerpo.
El amor es compromiso,
fidelidad,
compañía;
saber que puedes voltear en la oscuridad, y encontrar una mano que se funda con la tuya.
El amor es el abrazo que te dan en silencio cuando estás triste o no puedes dormir.
El amor habla por sí mismo,
se respira en el ambiente,
y en los días más difíciles se convierte en el mejor de los refugios.
Ay, de quién tenga la dicha de disfrutarlo, porque lo demás... es pura mentira.
Pilar
“Soñar es solo el principio”

martes, 27 de marzo de 2018

Se busca: al hombre de los ojos verdes


Siempre te busco en medio de mis noches,
en medio de mis tristezas eres un dulce recuerdo;
y en medio de mi vida la fantasía más linda que me acompañó por muchos inviernos mientras miraba al cielo preguntando por ti.
Hombre de los ojos verdes, ¿dónde estás?
Quiero sentir tu mirada mientras escribo,
mientras mis pensamientos vagan sin rumbo,
mientras tomo una taza de café y me pierdo en su aroma.
Quiero sentir tu presencia en mi habitación,
como antes... cuando te contaba mis secretos y te sentía junto a mí.
Somos una historia que el viento ha esparcido por el mundo.
Tú con tu vida, y yo con mis sueños.
Tú con tus prisas, y yo esperándote.
Siempre...
Siempre...
Si sabes que entre nosotros hay un lazo que va más allá de esta vida, ¿por qué te escondes?
¿Por qué no sigues mis huellas?
¿Por qué no le robamos un tiempo a este tiempo y nos regalamos unos minutos?
Unos segundos para mirarnos...
Unos instantes para acariciarnos...
Ahora te busco porque siempre volveré a ti...
porque eres la ilusión con más verdad de toda mi historia,
y porque eres una parte de mi alma que también está perdido.
Pusiste magia en mis noches,
pusiste alegría a mis mañanas aburridas,
pusiste fantasía a tantos atardeceres en donde te buscaba para que el sol no se llevara mi aliento.
No lo dudes, príncipe de ojos verdes, siempre estás en mí, como una sombra que abraza mi sombra,
y como una hoguera que me acompaña en mi soledad.
Ven a mi ventana y abrázame.
Ven... que me basta solo un momento para decirte  cuánto te extraño.
No me dejes con los brazos vacíos,
no me dejes otra vez...
Pilar
“Soñar es solo el principio”

lunes, 26 de marzo de 2018

Yo quería...


Reparar en ti fue como abrirme a esa luz que buscaba,
fue como entibiar mi cuerpo en una hoguera que de pronto encuentras en medio de una tormenta.
Fue descubrir que es verdad que siempre se puede volver a amar,
sin importar los años...
sin importar el tiempo...
sin importar las heridas que se tienen.
Fuiste la sorpresa que alegró mis días mientras te tenía,
mientras disfrutaba de tus besos,
y de tu cuerpo que abrazaba el mío mientras dormíamos.
Ahora hago una fiesta con esos recuerdos que alegran mi corazón,
y enternecen mis tardes solitarias,
en donde tu nombre se balancea entre mis labios,
convirtiéndose en un susurro que nadie puede escuchar.
Fuiste la verdad y la fantasía,
la pasión y la ternura,
la locura que se filtró en mi piel mientras me amabas.
Y ahora no queda nada de tanto que se dio,
cuando solo quería una luna llena en nuestro cuarto,
y el sol naciendo en nuestra ventana.
Yo quería ver tus ojos al despertar,
y sentir tu abrazo cada noche.
Yo quería descubrir otra forma de vivir a tu lado,
y aprender nuevamente a ser feliz.
¿Tan difícil fue?
Cuando solo quería que me hicieras sentir que soy tu estrella,
y la mujer que ahora vive en tus ojos.
Tal vez pedí mucho... pero solo quería escuchar que me amabas, hasta que mi corazón entendiera que ya no estaba solo,
hasta que se diera cuenta que tú eras la verdad, y no una ilusión de una noche de verano.
Pilar
Soñar es solo el principio”

lunes, 19 de marzo de 2018

Otra noche cualquiera...


A veces quisiera perderme en la bruma de una noche fría,
y dejar por las esquinas solitarias mis amarguras, mis decepciones; mis esperanzas marchitas que  ahora cuelgan en las paredes de mi habitación,
recordándome que alguna vez dieron vida a las sonrisas que iluminaron mi rostro,
y que hoy son una prueba de lo efímera que es una ilusión.
Llevo muchos inviernos en el alma,
muchas primaveras en mis ojos,
muchos otoños que acompañaron mis sueños,
esperando por un amor que fui tallando con el tiempo,
esculpiéndolo con el cincel de mi imaginación,
hasta el extremo de sentir sus pasos,
y creer ver su sombra junto a la mía.
Pero era solo un espejismo,
una jugarreta de mi mente,
una mentira de mi corazón sediento que anhelaba encontrar cobijo en medio de otros latidos.
Hoy cargo muchas preguntas que duelen,
muchas respuestas que me arrinconan contra la pared,
muchas verdades que asaltan mis emociones,
dejando a flor de piel los miedos que aún debo enfrentar,
y a los que esquivo con elegancia cuando siento que se acercan nuevamente a mí.
Es una noche como tantas en mi vida,
en donde siempre hay una ventana,
y un cielo adonde elevo mis pensamientos.
¿Por qué es tan difícil ser feliz?
¿Por qué ya no me contento con poco en el amor?
Quiero gestos...
Quiero abrazos...
Quiero besos...
Quiero miradas...
Quiero un “te amo” que de alegría a mis días,
y sea la hamaca en donde desaparezca de a poco mis dudas.
Es otra noche cualquiera llena de comparsas,
repleta de recuerdos: los dulces y amargos,
y de aquellos que están frescos que hasta huelen a tierra mojada.
¡Qué espanto de soledad! ¿Por qué no te callas?
No te quiero escuchar, no me gusta lo que dices y pregonas con tu silencio.
¡Vete!, que esta noche ya tiene suficiente hiel barnizando las paredes de mi alma,
y recordándome que haga lo que haga siempre estaré sola.
Abrazándome en el invierno,
y soñando con esa mirada que tal vez nunca se quede en mi vida
Pilar
“Soñar es solo el principio”