miércoles, 19 de julio de 2017

Cuando peleo con la noche...

Cuando peleo con la noche siempre me atrapa la melancolía,
y siento a esa niña que aprendió a ocultar sus temores en medio de sueños,
a los que se aferraba con fuerza cuando llovía y escuchaba los truenos que la hacían temblar,
y no había nadie que la abrazara para decirle que nada iba a pasar.
Y recuerdo esa guitarra que aprendí a tocar en medio de una soledad que ya se anticipaba en mi vida,
y que sigue acompañándome y de la que ya no reniego.
¿Para qué?
Si creo que ahora es mi alma gemela que me ayuda a encontrarme con personajes que dan brillo a mis días,
sosiego a mis fantasías que encuentran eco a través de las palabras.   
Ahora hay paz en el silencio,
quizá porque ya no espero…
quizá porque me volví cauta a base de engaños que a veces recuerdo en medio de lágrimas.
Entonces mi alma cuestiona mi debilidad,
 pero mi corazón defiende mis emociones.
Cuando peleo con la noche solo está mi sombra  a la que le hablo para escuchar mi voz.
Pero es bueno pelear de vez en cuando porque me conecto con mi esencia que es el motor de mis días,
ahí vive la rebeldía de la que se nutren mis historias,
y la melancolía que a veces necesita un escritor para seguir llenando páginas en blanco en donde esconde sus secretos,
y expone abiertamente sus verdades.
Cuando peleo con la noche solo espero a que llegue el día,
entonces canto…
entonces soy la escritora que se pierde en otros mundos,
viviendo aventuras y sintiendo emociones que dormitan en algún lugar,
y que tal vez nunca vuelvan a aflorar. O quizá en alguna primavera despierten con un beso que mis labios esperan,
y mi corazón anhela cuando me peleo con la noche.
Pilar

“Soñar es solo el principio”

lunes, 17 de julio de 2017

Fantasías...

Hoy quiero perderme entre tus brazos y sentirme en la gloria con tus besos.
Descubrir tu sabor mientras me ahogo en tu aliento…
mientras mis manos se pierden en tu cuerpo.
Hoy quiero escapar de este mundo de la mano del deseo,
y volverme fuego…
y ser esa estrella que se dibuja en tus ojos mientras te vas perdiendo en el infinito.
Quiero quitarme la ropa y quedarme con mis ganas,
y ofrecerte en la penumbra mis fantasías,
las que callo…
las que escondo…
… de las que no se puede hablar ni a la luz de las velas.
 Fantasías que encienden mis pensamientos y queman mi piel,
las que dormitan bajo el invierno, y se asoman en la primavera en busca de tus besos...
en busca de tus ojos…
… en busca del amor que quiero encontrar a tu lado.
Hoy quiero soñar y dejar la cordura para después,
olvidarme de las prisas y los pendientes,
y  caminar a tu encuentro  sintiéndome libre para empezar a querernos.
Hoy quiero apagar la luz y verte a mi lado,
tendiéndome tu mano…
 y dispuesto a deshojar la pasión mientras la noche se hace más noche,
mientras el alba se empieza a asomar por nuestra ventana.
Hoy quiero olvidar mis amarguras y bañarme en ilusión,
y creer que hay un corazón esperándome,
dispuesto a querer mis silencios,
y adorar mi alma solitaria que esta noche se pregunta dónde estás.
Pilar
“Soñar es solo el principio”


lunes, 10 de julio de 2017

Sedúceme...

Sedúceme con tu vida, con la alegría que hay en tu alma,
con los sueños que persigues día a día y que te hacen crecer…
Ampliar tus horizontes…
… Mirar la vida como una gran posibilidad de ser feliz.
Sedúceme con tus palabras que abran mi corazón solitario,
haz que se inquiete…
que te espere…
que se emocione …
Las palabras enamoran y abren un puente a la ilusión,
esa chispa que luego calienta la sangre y los sentidos y que te hace perder la razón.
Sedúceme con tu mirada, quiero verme reflejada en tus ojos,
hazme sentir que soy única y especial,
y que mi presencia ilumina tu vida.
Quiero tener un lugar en medio de tus horas y tus domingos.
En medio de esos días largos en donde podremos hacernos compañía.
Sedúceme con tus manos, con el suave roce de tus dedos por mis mejillas.
Acaricia mi piel regalándome ternura y deseo, mientras nos convertimos en arcilla moldeada por la pasión.
Sedúceme con tus besos, con la tibieza de tus labios sobre los míos,
regálame el placer de sentir tu aliento mezclándose con mis ganas,
mezclándose con las fantasías que tú me provoques.
Sedúceme con la verdad, que no haya nada turbio que borre mi sonrisa.
Mírame de frente y no sientas temor, que la verdad siempre se entiende,
y las mentiras son el hoyo  de la ilusión.
Sedúceme con amor, con esos detalles que me hagan sentir que estás a mi lado.
Que puedo tomar tu mano en cualquier momento y saber que ya no estoy sola.
Que te tengo…
Que me tienes…
Pilar
“Soñar es solo el principio”


jueves, 6 de julio de 2017

Deseos...

No basta un deseo cuando se trata de ti, porque cubres mi cielo…
Mis horas…
Mi mundo…
Mis fantasías…
Eres la fuente…
El manantial…
… La hoguera donde arden mis secretos.
Los más puros y sinceros, donde las emociones no tienen límites cuando pienso en ti.
Llévame a conocer la otra cara de la luna, en donde la penumbra sea cómplice de un encuentro entre tú y yo.
Regálame esa magia que haga del momento algo inolvidable: tus besos y los míos en medio de un baile sensual de nuestros cuerpos.
Tu sudor y el mío mezclándose mientras nos amamos sin prisa, disfrutando minuto a minuto de las caricias que se quedan en nuestra piel.
Quiero que nos perdamos en el infinito de cada atardecer, cuando el sol se oculta en el horizonte,
cuando el día se va mezclando con la noche en medio de colores que se pintan en el cielo.  
Quiero tu mano entrelazada a la mía mientras el silencio une nuestras almas en medio de nuestros latidos.
Regálame ese momento de paz a tu lado que me permita tomar aire y llenarme con tu compañía.
La más dulce…
La más esperada…
… La que complementa a mi vida.
Deseo todas las noches de tu vida, las que te faltan por vivir,
compartiendo mis locuras…
… planeando nuestro camino hacia la misma dirección.
Regálame el placer de tu compañía,
el brillo de tu mirada,
tus besos suaves, tiernos y apasionados.
Yo te ofrezco amarte  y ser la playa donde puedas descansar,
el calor que encuentres en medio del invierno,
la gota de ternura que encienda tu ternura,
y el hogar donde tu corazón y el mío puedan encontrarse.
Pilar

“Soñar es solo el principio”

lunes, 3 de julio de 2017

Cuídame...

Hubo un tiempo que me sentía perdida y sin saber si encontraría un lugar en este mundo.
Tropezaba a diario, pero siempre me levantaba; y empecé a sentir que con cada golpe me hacía más fuerte.
Ahora mis pasos tienen eco en medio del silencio…
En medio del bullicio de la gente…
… En medio de este mundo en el que he aprendido a convivir con la soledad…
Las tristezas…
Los malos momentos…
… Y en donde aprendí que la felicidad hay que disfrutarla como viene, y en el instante preciso, porque es como el aire que no lo puedes guardar dentro de un hermoso frasco.
La sientes, te inspira, te llena de vida; y es capaz de iluminar tus ojos con el brillo de una estrella.
Ahora que mi alma y mi corazón se han reconciliado,
mis horas tienen paz y sosiego.
Puedo mirar mi camino con más tranquilidad,
pero aunque me sienta más segura, te necesito a mi lado.
Por eso…
Cuídame, quiero sentir que tus brazos son mi abrigo,
el calor que apaga mis malos pensamientos.
La seguridad que me hace falta para comerme el mundo con más  ganas.
Cuida mis sueños como si fueran los pétalos de una flor,
aliméntalos con tu compañía,
tu generosidad para dejarme volar y regresar a ti con muchas más cosas para contar.
Cuida mi corazón que ya tiene una herida cicatrizada,
y tal vez no resista otro desengaño,
ni otro invierno como el que tuve, enjugando mis lágrimas,
y ahogando mis gritos en medio de mi habitación.
Cuídame… y lléname de besos tiernos,
engríeme con palabras y suspiros mientras me miras enamorado.
Cuida mi sonrisa… que no se pierda en medio de mentiras que ya pasé por ese camino,
sé cómo huelen y a qué saben, y no quiero volver a esconderme para llorar.
Cuídame mientras me amas,
mientras vives junto a mí.
Aquí te espero…
escribiendo mis historias y soñando con encontrarte en cada atardecer.
Pilar

“Soñar es solo el principio”

viernes, 30 de junio de 2017

Entre tus brazos...

Quiero tener un lugar entre tus brazos y sentir la tibieza de tu piel,
quiero saber que por fin he llegado a esa orilla que tanto he esperado.
Quiero olvidarme de los pequeños detalles de la vida y dejarme tentar por tus caricias…
Por tu mirada…
Por tus besos suaves y apasionados…
… Por tu ternura después de haber amado.
Quiero inventar un paraíso entre tus brazos y volar al infinito,
fundirme en tu piel mientras moldeas mi cuerpo…
mientras perdemos la razón…
… mientras el mundo deja de importarnos porque solo contamos tú y yo:
Tu corazón agitado y mis latidos desesperados,
tu ansiedad enredada con mis ganas,
y la pasión que va estampando nuestras huellas entre las sábanas.
Quiero enloquecer entre tus brazos y olvidarme de protocolos,
dejar sobre tu cuerpo mis fantasías y mis pecados…
mis secretos…
la humedad de mi piel…
la esencia de mi deseo.
Quiero vivir para siempre junto a tu corazón,
y dormir tranquila escuchando tus latidos,
sonreírle a la vida sabiendo que estás conmigo,
que eres mi refugio…
mi sol…
… la gaviota que me acompaña en mis sueños.
Quiero estar entre tus brazos,
quiero coincidir contigo y entregarte mi alma.
(Extracto de un sueño)
Pilar

“Soñar es solo el principio”

miércoles, 28 de junio de 2017

Cuando una mujer ama a un hombre...

Las mujeres solemos decir muchas cosas cuando hablamos del amor, y del hombre que nos gustaría tener a nuestro lado.
Lo primero que hablamos es de su físico e ideamos a un hombre guapo, de lindos ojos  y que sonría como un ángel.
Luego fantaseamos con sus besos y las caricias que nos gustaría disfrutar enredados entre las sábanas.
Deseamos ser la chispa que encienda su deseo y la única que despierte sus locuras.
Pero cuando una mujer ama a un hombre empieza a quererlo por los detalles,
por esas palabras dichas en el momento preciso,
cuando nos sentimos solas…
cuando nos sentimos tristes…
cuando esperamos ese halago que nos haga sentir más lindas.
Nada importa más que su corazón y lo que nos entrega con cada beso,
con la ligera caricia de sus dedos sobre nuestras mejillas,
con esa mirada que se escapa de sus ojos.
Cuando una mujer ama a un hombre no mide su cariño,
se entrega…
disfruta…
…y cierra los ojos al mundo porque no hay más mundo que ese hombre que nos llena el alma, y que enciende nuestro corazón.
No queremos a un hombre perfecto, sino a aquel que dentro de su imperfección busque ser mejor a nuestro lado.
Nosotras ya no creemos en los cuentos de Disney,
y no queremos ser rescatadas,
nos enamoramos de  un hombre que nos acompañe en nuestro vuelo,
que entienda nuestros sueños y nos ayude a conquistarlos.
Cuando una mujer ama a un hombre también ama su historia,
entiende sus flaquezas y se convierte en el soporte donde puede descargar sus frustraciones,
 y esos días malos que una mujer intenta mitigar con pequeños gestos que le digan “no estás solo, yo estoy junto a ti”
Somos pacientes y entendemos hasta las mentiras que nunca pasan de largo.
Pero cuando dejamos de amar no hay nada que nos haga volver,
cerramos el libro y empezamos otra historia,
más fuertes,
quizá más serenas,
pero siempre con el deseo de volver a amar,
porque cuando una mujer ama a un hombre se siente única y feliz,
en medio de un mundo donde siempre hay lugar para el amor.
Pilar
“Soñar es solo el principio”