miércoles, 30 de noviembre de 2016

Hoy tengo nostalgia de ti...

Hoy tengo nostalgia de ti…
de tu recuerdo que a veces se desvanece, pero solo para resurgir en medio de un fuego que calienta mi corazón.
Repito tu nombre despacio para que mi alma no sepa que te recuerdo.
Ella se enoja…
Me increpa…
… Me dice que estoy loca.
Por eso mis labios murmuran cada sílaba besando tu nombre que sigue tatuado en mi piel.
Hoy tengo nostalgia de ti…
de tus dedos traviesos y tus caricias suaves y explosivas que han abierto un camino sobre mi piel…
Que te necesita…
Que te espera…
… Que anhela sentirte en medio de la noche.
En medio de mis días, aumentando la agonía de no tenerte.
Mi cuerpo te extraña…
Mis manos te llaman…
Mis ojos solo desean verte.
¿Dónde estás?
¿Por qué te escondes?
¿Por qué a veces eres luz y casi siempre sombra?
Pero eres la ilusión que siempre me acompaña, a pesar de todo.
Hoy tengo nostalgia de ti…
De tus ojos que se pierden en la oscuridad,
Tus ojos verdes que no volveré a ver porque ya renuncié a eso.
Tus ojos misteriosos…
Tus ojos que esconden tu historia…
Tus secretos…
Tus grandes mentiras…
Pero que no puedo negar que me atraparon encadenándome a ti.
Hoy tengo nostalgia de ti…
Y es como sentir frío en pleno verano, como andar en la oscuridad en pleno día.
Me rebelo a que tu recuerdo se esfume de mi mente,
quiero que siempre estés ahí,
aunque ya no sienta ilusión,
aunque todo haya terminado.
Quiero que vivas en mi corazón, porque sé que cada vez que te recuerde ahí podré encontrarte.
Pilar

“Soñar es solo el principio”

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Detrás de mis historias...


Siempre ha sido mi sueño escribir historias de amor, y me encanta perderme en ese mundo que poco a poco invade mi realidad.
Los personajes empiezan a formar parte de mis días, convivo con ellos y me llego a creer que son de verdad.
Esa es la magia de escribir y sentir en carne propia lo que ellos sienten, esperan y aman.
Los invito a leer  mis historias, les aseguro que no se arrepentirán

¡Palabra de escritora!

martes, 22 de noviembre de 2016

En algún lugar...

En algún  lugar siempre hay un corazón enamorado que ríe y siente que en la vida no le puede ir mejor. Ama y tiene la dicha de ser correspondido. Alguien a quien le toman la mano y con detalles le hacen sentir que es importante. Un corazón que late con la confianza de que no hay mentiras a su alrededor, que puede pensar en el futuro  basándose en el amor que fluye en ambas direcciones.
En algún lugar siempre hay una historia de dolor, un corazón que llora y sufre la amargura del olvido. Se cuestiona y se tortura preguntándose por qué. Busca los recuerdos en cada detalle, en cada canción; en cada palabra que endulzó su ilusión  y que hoy es melancolía que nutre sus lágrimas. Un corazón que siente en carne viva el sufrimiento de no sentirse amado, valorado y apreciado en su esencia, y que lucha por no ahogarse en la hiel que brota de su herida.
En algún lugar siempre hay un alma en soledad, esperando por ese amor que le haga vivir lo que tanto anhela: sentirse especial y verse en los ojos de alguien que la mire con el brillo de mil estrellas. Un corazón que se pregunta por qué no hay un amor para mí, por qué no hay unos labios que extrañen sus labios. Un cuerpo que ansíe su cuerpo, unos brazos que esperen sus brazos. Pero un alma que aún confía y aún cree en el amor.
En algún lugar siempre hay alguien que decide ocultarse del mundo, y se baña en la amargura que le han dejado las mentiras. 
Ya no cree…
Ya no espera…
Ya no vive la aventura de despertar cada día…
Un alma que poco a poco se convierte en zombie  y que recuerda como algo lejano las ilusiones que alguna vez le hicieron sonreír.
Pero siempre hay un corazón que nace al amor y late desenfrenado mientras se cobija en unos brazos,  y otro que se marchita bajo el compás de un reloj y de tantos inviernos y veranos en los que se cansó de esperar.
Pilar

“Soñar es solo el principio”

jueves, 17 de noviembre de 2016

Me gusta soñar contigo...

Me gusta soñar contigo porque me envuelves en un halo de ilusión que transforma mi espacio y mis pensamientos. Eres la chispa de mis noches largas y aburridas, la historia que nunca termina. El recuerdo más lindo y corto de mi vida, pero el sueño que ha entrado en mis noches para quedarse para siempre.
Me gusta perderme en la fantasía de estar contigo porque me transformo con tus besos suaves y tibios; con tu boca de fuego que quema mis labios. Porque tus dedos intuyen mis secretos mientras me envuelves con tus caricias; porque tu cuerpo es la pieza perfecta que calza con mis ganas…
Con mi deseo…
… con la pasión que vas sembrando de a poco en medio de un viaje donde te entrego mi alma.
Me gusta soñar contigo porque eres la hoguera de mis días de invierno, el calor que busco a ciegas, la miel que me provoca mientras tirito de frío. Porque eres las letras de mis canciones, las palabras que se transforman en verso.
Eres el perfume de una flor…
Eres polvo de estrellas que ilumina mi habitación…
El aire que en este momento entra por mi ventana…
Por eso me gusta soñar contigo, porque mi corazón te siente mientras respiro; mientras caminas despacio por mi almohada. Porque eres la deliciosa agonía donde muero cada tarde esperando tu llegada; creyendo oír tus pasos, pensando que por fin estaré a tu lado.
Me gusta soñar contigo porque todas las noches imagino la misma escena: te veo y corro a tus brazos, y vuelvo a mirarme en tus ojos verdes. Y hoy no será la excepción… también soñaré contigo, mi amor. Esta noche te esperaré con mi vestido blanco y será una noche especial que sacaremos de un calendario.
Solo tú…
Solo yo…
… y el misterio que develaremos cuando estemos juntos.
Pilar

Soñar es solo el principio”

sábado, 12 de noviembre de 2016

La luna y mis secretos...

En noches de luna siempre me atrapa la melancolía, es como un detonante que mueve cada fibra de mi ser, cada recuerdo; cada historia sin tiempo que regresa y se sienta junto a mí.
Y entonces repito la escena y me paro junto a la ventana y dejo salir las telarañas que poco a poco han cubierto mi alma. Enciendo la música y empiezo a flotar en medio de las notas de un piano. Esta noche no hay vino, no hay café; pero los recuerdos bastan para embriagar la memoria y poner ese punto de amargura que acaricia mi corazón.
En noches como hoy me pregunto qué pasó, por qué el silencio va sellando mis labios, por qué la soledad va tatuándose en mi piel. Por qué el amor es un sentimiento esquivo que ha dejado hiel y hoy sigue jugando a las escondidas.
Hoy es noche de luna llena, de magia y misterio; hoy es una noche para lanzar un deseo al universo, para entregarle el secreto que merodea y cosquillea los poros de mi piel. No  lo diré en voz alta, ni escribiré sobre un papel, la luna sabe lo que quiero. Ella comparte mis secretos y la ilusión  que bulle en mi corazón, que a veces se esconde, pero siempre relampaguea y me tiene sobre una cuerda floja tambaleante de  ansiedad.
La luna me ha visto junto a mi ventana con la mirada perdida y tu nombre acariciando mis labios. Ella sabe que camino entre las sombras buscando tus brazos…
Buscando tus besos…
Buscando el brillo de tus ojos verdes.

La luna sabe que siempre tengo un lugar para ti,  un espacio para tu recuerdo que ha conquistado mi alma. La luna no cuestiona mi tristeza, solo abraza la nostalgia que envuelve mis noches y  mis sueños. Es mi confidente y a la que siempre le pregunto por ti.
Pilar
"Soñar es solo el principio"

martes, 8 de noviembre de 2016

Entre mi cuerpo y tus manos...

Entre mi cuerpo y tus manos no hay distancia, solo cierra los ojos y ahí estaré, vestida con mis ganas y deseando convertirme en artista de un momento inolvidable junto a ti.
La poesía fluirá entre mis besos mientras la noche nos observa; y mientras mis labios dejan pétalos de dulzura sobre tu boca que arderá en llamas, calentando cada espacio de la habitación.
Entre mi cuerpo y tus manos no hay distancia, solo un toque de osadía para atravesar el umbral…
Para tocar las estrellas y fundirnos en medio de esa nada que lo tiene todo…
Tu deseo…
El mío…
Nuestros secretos deslizándose en cada roce de nuestros dedos, en cada gemido involuntario que arrasa nuestra conciencia elevándonos al infinito, donde solo importamos tú y yo.
Entre mi cuerpo y tus manos no hay distancia mientras tengas la decisión de continuar, y hacer de este viaje un tour de los sentidos, donde no habrá límites ni fronteras para nuestro deseo.
Mi cuerpo será un lienzo donde quedarán grabadas tus caricias; donde dejarás tus huellas de punta a punta y en cada tramo de mi piel.
Huellas de ansia y desesperación…
Huellas de espera infinita…
Huellas de una profunda necesidad que ha latido a escondidas, alimentándose de los otoños y las primaveras que no estuvimos juntos.
Entre mi cuerpo y tus manos no hay distancia, hay un mundo que se desvanece si sueñas conmigo, si deseas envolverte en el torbellino que arrasará nuestra conciencia, borrando el pasado, borrando el futuro; borrando cualquier vestigio que intente arruinar la obra maestra de nuestro encuentro, donde nuestras siluetas son el dibujo perfecto que se refleja en la pared.
Cada línea…
Cada curva…
Cada espacio magistralmente cubierto por nuestras formas que se adaptan y se funden mientras la luna se resiste a ocultarse.
Y es que no hay nada más hermoso que vernos en la cama enredando nuestros cuerpos, mientras los besos desgastan nuestros labios; y nuestras manos intentan descubrir otras rutas para explotar de pasión.
Entre mi cuerpo y tus manos no hay distancia, solo el abismo que tú quieras poner, la hiedra que acabará por cubrir las emociones que hay entre los dos; emociones puras que nacieron espontáneamente.
Entre mi cuerpo y tus manos no hay distancia, solo cierra los ojos y sueña conmigo, que aún en la penumbra podré encontrar tus ojos verdes, y podré acurrucarme entre tus brazos hasta que salga el sol.
(Extracto de un sueño)

Pilar

“Soñar es solo el principio”

jueves, 3 de noviembre de 2016

Cuando el corazón quiere hablar...

Cuando el corazón quiere hablar es mejor que no lo detengas, deja que fluya tus emociones y lo que le obligas a callar. No le hagas cómplice de lo que “mal aprendiste” en tu camino, cuando alguien te jugó mal y traicionaron tu confianza.  Cuando la decepción hizo su tarea y te pusiste una armadura para que nadie más vuelva a herirte, para que nadie más te haga llorar.
Cuando el corazón quiere hablar deja de lado las amarguras y date un tiempo para escucharlo, para sentirlo y amarlo profundamente. Deja que te cuente sus secretos, los que no quieres escuchar conscientemente, aquellos de los que huyes a través de actitudes pensadas que solo te rodean de soledad.
Cuando el corazón quiere hablar  acomódate en un sillón y olvídate del tiempo, afina tus instintos y pon atención a cada latido que te sumergirá en recuerdos, algunos buenos, algunos malos; momentos que creías olvidados y que quitarán de a poco la costra de tu herida, la que te hizo cambiar de rumbo y tomar distancia sobre tus emociones.
Cuando el corazón quiere hablar no pierdas tiempo en argumentos para refutarlo, recuerda que sabe mucho de ti y que ha estado presente en todos los momentos de tu vida. No podemos engañarlo, ni ser indiferentes cuando nos pide atención.
Cuando el corazón quiere hablar sé humilde y acepta sus quejas, y aunque a veces es difícil volver al camino y quitarnos la coraza, siempre vale la pena volver a amar.
Pilar

“Soñar es solo el principio”

martes, 1 de noviembre de 2016

¿Te digo un secreto?

¿Te digo un secreto?
Siempre estás conmigo, eres el rayo de sol que entra por mi ventana y que me da alegría y me levanta el ánimo. Eres el primer café de la mañana que me tienta con su aroma y me seduce con su sabor. Eres el agua que cae por mi cuerpo mientras disfruto de un baño caliente imaginando que estás conmigo.
Eres la música que escucho con los ojos cerrados mientras me pregunto qué será de ti, por qué te siento tan lejano, por qué la bruma de la noche empaña tus ojos verdes. Por qué te veo en una esquina alejándote de mí.
¿Te digo un secreto?
Eres la tarde perfecta que disfruto junto al mar, la brisa salada que se impregna en mi piel y que me lleva a mi niñez cuando su olor conquistó mi corazón.
Eres el verso que se escapa de mis labios sin darme cuenta, el poema que escribo en mi cuaderno, el nombre que ya no voy a pronunciar; y la Margarita que deshojé una y mil veces y que ya se marchitó entre mis manos.
Eres el vino que saboreo despacio mientras las notas de un piano entristecen mi corazón. Eres nostalgia; las notas de un bandoneón acompañando un tango en una noche solitaria, la gota de agua que se mezcla con mis lágrimas.
Eres mi esperanza y mi resignación…
Eres la flor y la espina…
Eres un suspiro encerrado dentro de mi alma…
¿Te digo un secreto?
Pero siempre serás el sueño que guardo dentro del corazón
Pilar

“Soñar es solo el principio”