miércoles, 11 de marzo de 2020

Yo te quería


Hoy están en carne viva mis recuerdos,

aquellas tardes cuando me acompañabas a la distancia,
cuando escribía tu nombre entre mis poemas,
cuando impregnaba mi música de las emociones que tú me inspirabas.
Yo te quería...
Cada suspiro traía el recuerdo de tu mirada,
de la sensación que me dejaste en el alma,
de las fantasías que me ayudaste a hacer realidad cada noche,
a lo largo de todos los inviernos y veranos en los que pasé esperándote.
Yo te quería...
Mi corazón se enamoró de tu corazón esquivo,
De tu silencio...
Del misterio que había alrededor de tu vida.
¿Por qué me alejaste de ti?
Por qué me condenaste a ir por otro camino opuesto al tuyo,
cuando siempre quise estar junto a ti,
cuando siempre quise amarte.
Hoy están en carne viva mis recuerdos,
aquellos que cobijo bajo mi almohada,
y que en días como hoy se liberan y aprisionan mi corazón.
Yo te quería...
Y creo que tú también me querías...
Pero nos perdimos entre la distancia y el silencio,
y entre cada invierno que me fue alejando de ti.
Te extraño, príncipe de mis sueños,
guardador de mis secretos;
la dulce compañía de esas noches largas cuando tu silueta se dibujaba sobre mi cama vacía.
Y ahora solo vivo recordándote y sintiendo cómo la bruma del tiempo me sigue alejando de ti.
Yo te quería, vida de mi vida,
y creo que aún te quiero.
Pilar
“Soñar es solo el principio”

miércoles, 19 de febrero de 2020

De vuelta a mí


Hoy desperté y estabas a mi lado,

reconocí tu presencia silenciosa que de a poco se fue acomodando dentro de mi alma.

Entumeciéndola...

Sorprendiéndola...

...pidiéndole que te reciba como antes,

como cuando eran buenas compañeras de esas noches largas y solitarias.

De esos veranos en donde nunca calentó el sol, y en donde jamás pude aspirar el aroma de una flor.

Estás aquí y por un momento sentí miedo.

¿Por qué regresaste?  

¿Por qué vuelves a visitarme?

Entonces comprendí que eres parte de mí,

que eres necesaria en mi vida para no perderme,

para volver a mirarme y conectarme con mi esencia rebelde,

la que nunca te ha querido,

quizá porque me obligas a cuestionarme,

quizá porque me obligas a escuchar mi propia voz,

a la que callo...

a la que le ordeno que no diga nada.

Estás aquí para  formar parte de mi mundo en donde nada está dicho,

en donde a veces hay caos y desequilibrio,

pero en donde abundan las emociones que me hacen sentir,

y me hacen creer en un mañana mejor.

Bienvenida, melancolía, te recibo con una sonrisa,

deja que te envuelva entre mis brazos mientras mi música se escucha en esta habitación,

en donde mis fantasmas me acompañan,

en donde mis recuerdos se agazapan entre los rincones.

Estás en silencio, pero sé que estás aquí.

Pilar

“Soñar es solo el principio”

sábado, 15 de febrero de 2020

Pienso en ti


Pienso en ti y la nostalgia abruma mis pensamientos,

me envuelve en esos recuerdos que siempre vivirán dentro de mí.

¿Te acuerdas cuando escribía para ti?,

¿Cuándo cada atardecer era cómplice de la ilusión que habías puesto en mi vida?

¿Cuando me acompañabas en esas noches largas que terminaban con la luz del sol?

Yo abrazada a mis fantasías...

Tú acompañándome en mi soledad.

Pienso en ti mientras escucho las canciones que me inspiraste.

Cierro los ojos y me dejo llevar por las notas de un piano,

aquellas melodías tristes y sin esperanza que te suplicaban que vinieras a mí,

que acortaras la distancia que tú ponías y que  yo acataba con resignación.

Pienso en ti, príncipe de mis recuerdos,

nostalgia entre mis nostalgias;

alegría de esos inviernos que pasaron por mi vida,

y que hoy penden bajo el umbral de mi ventana como esos retratos que adornan un salón,

recordándome que no debo olvidarte;

recordándome que siempre serás parte de mí porque mi alma te dio cobijo,

porque en mi corazón siempre tendrás un lugar.

A pesar de la vida....

A pesar del destino que me alejó de ti.

Pienso en ti en medio del aroma de las flores que endulzan este momento,

la dosis de alegría que necesita esta mañana,

en donde los recuerdos curvan mis labios y humedecen mis ojos,

porque cuando pienso en ti mi alma salta de emoción.

Y entonces pronuncio tu nombre...

Y vuelves a ser mi inspiración,

y vuelves a ser esa historia que a pesar del tiempo nunca podré olvidar.

Pilar

“Soñar es solo el principio”

lunes, 10 de febrero de 2020

Esperando


A veces despierto y me siento una extraña.

A veces escucho mi voz y me pregunto si realmente soy yo.

A veces te siento tan cerca que hasta pienso que no es un sueño.

Y me creo que te tengo...

Y me creo que me tienes...

... Y me creo la fantasía que me había inventado para ser feliz.

A veces le pregunto a la noche si alguna vez piensas en mí,

si alguna vez recuerdas mi aroma y si la silueta de mi cuerpo aún se dibuja en tu memoria.

A veces me pierdo en medio de la melancolía recordándote, 

repitiendo los versos que llevaban tu nombre,

la música que me inspiraste en cada tarde de cada invierno que no pasé contigo.

A veces, solo a veces pienso en ti...

en las ilusiones que fueron la nube que por mucho tiempo me hicieron flotar,

que me hicieron sentir que con solo cerrar los ojos te podría traer a mi presencia,
a pesar de la distancia,
a pesar de que nunca fuiste mío.

Te extraño...

Eres el dulce fantasma que me acompaña, el guardador de mis secretos que siempre me escuchó.

Te espero...

Eres la melancolía que tal vez en alguna primavera se convierta en una bella flor.

Te pienso...

A veces, solo a veces, cuando el ocaso se va perdiendo entre la noche.

Cuando el alba me hace tiritar y quiero estar entre tus brazos.

Cuando el silencio toca mi alma y me recuerda que nunca estarás conmigo,

y que seguirán pasando los inviernos...

y que seguirán pasando los veranos...

tú seguirás tu camino, mientras yo te seguiré esperando.

Pilar

“Soñar es solo el principio”

martes, 21 de enero de 2020

Estás aquí


Estás aquí entre mis silencios,

en medio de esta tarde que me lleva a ti...

A tus recuerdos...

A esas noches de fantasías que encendían mi piel calentando mis

noches de invierno.

Estás aquí como un holograma que se
pierde entre mis dedos recordándome

esos días en que solo vivía para ti,

solo soñaba contigo...

con un beso que calmara ese deseo que despertabas tú,

avivando una pasión que fue muriendo entre los inviernos que fueron pasando,

entre cada verano que fue dejando una flor marchita.

Estás aquí recordándome la nostalgia que me hacías sentir,

por ti me convertí en poeta,

por ti fue la gacela que amanecía con el sol,

por ti fui la sombra que nunca encontró tu sombra,

y la canción que nació bajo las notas triste de un piano.

Estás aquí porque nunca te fuiste,

porque eres parte de mi vida,

de mi historia...

de mis pensamientos...
de esas tardes que siempre me llevaban a ti.

Estás aquí guardador de mis secretos,
príncipe de una historia que no tuvo un buen final,

vida de una vida llena de fantasmas.
Estás aquí, y yo solo te recuerdo.

Pilar

“Soñar es solo el principio”

sábado, 14 de diciembre de 2019

Aquí estoy


Aquí estoy... entre sueños e ilusiones,
entre recuerdos y momentos que definen mi presente.
Sigo siendo esa hoja que el viento lleva en su recorrido,
la melodía compuesta por notas de melancolía.
Aquí estoy... viviendo y respirando con fuerza,
aferrándome a las fantasías que a veces escondo debajo de mi almohada,
y que a veces expongo sin tapujos. Pero sigo aquí...
Enamorada de la vida...
Enamorada de las historias que un día nacieron y volaron entre las palabras.
Soy un instrumento para que los personajes se expresen,
para que ellos vivan a través de mí,
para que ellos griten su verdad.
Sigo aquí... contando lo que otros callan,
narrando verdades que se esconden entre las palabras.
Feliz de ser lo que soy, y de haber encontrado mi camino.

miércoles, 13 de febrero de 2019

En el recuento de mi vida


Hoy me miré al espejo y vi a una mujer distinta,
de mirada serena y sonrisa suave.
Una mujer que aprendió a mirar de frente,
aunque el miedo la acompañe,
aunque le abrace la tristeza.
Una mujer que ahora sueña lo que quiere,
y que aprendió que solo hay fracaso cuando te dejas vencer a ti misma.
Me di el tiempo de observarme y de jugar con mi cabello,
y sonreí al recordar cómo me fastidiaba esos rulos desordenados que me daba la apariencia de estar despeinada.
Ahora nada de eso importa, y me doy el lujo de peinarme como quiero,
tal vez porque aprendí a quererme tal cual,
y porque me di cuenta de que hay mucho más en mí que forma parte de mi esencia.
Mis sueños nutren mi alma y le dan fuerza a mis días,
son el motor de mi vida.
¿Qué me haría sin ellos?
Cómo serían mis noches si no me imaginara alcanzar una estrella,
sino dibujara el camino que me llevara hasta ella.
Debo soñar...
Tengo que soñar...
Solo así puedo reinventar cada día y emocionarme ante el reto de cumplir lo que deseo.
No me olvido del amor, 
escribo historias en donde vuelco mis fantasías,
en donde escondo mis anhelos, dejando entre cada línea un poco de mí.
Siempre quise que amaran mi sonrisa,
que vieran lo que hay dentro de mi alma,
que entendieran la locura que significa ser una escritora:
la que inventa,
la que puede enamorarse de un personaje,
la que convive con historias que se entrelazan con mi vida.
Hoy me miré al espejo y vi a una mujer diferente,
con cicatrices en la piel y en el alma.
Muchas veces solitaria...
Muchas veces en su mundo,
pero una mujer que ahora le sonríe a la vida
y que aprendió a ser feliz.
Pilar
“Soñar es solo el principio”